Todo comenzó hace más de 60 años cuando un grupo de damas guayaquileñas conocieron uno de los colegios de la Asunción en Francia, reconocido por la forma diferente de educar a las niñas : un desarrollo armónico del conocimiento científico argumentado y profundo, sin descuidar la visión cristiana, aunados a un espíritu sensible y solidario ante la realidad que les rodea.